Este verano ni vacaciones... Solo queda la imaginación de dejarse caer en alguna playa paradisíaca como lo hace el coco.